REFLEXIÓN SOBRE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS Y LA TRANSFORMACIÓN DEL CONCEPTO DE CULTURA

masas

En el amplio campo de la palabra “masa” podemos encontrar una derivación hacia los medios de comunicación de masas y la cultura. Pero, ¿qué relación hay entre ellos?

Como cultura entendemos “los conjuntos de saberes, creencias y pautas de conducta de un grupo social, incluyendo los medios materiales que usan sus miembros para comunicarse entre sí y resolver necesidades de todo tipo”[1].

Son diversos factores los que inciden o influencian a determinar las grandes tendencias de evolución de las acciones culturales y sociales, pudiendo destacar el gran control desde los poderes del Estado, la sociedad masificada a la que se inculca o la organización social según la distribución económica.

El desarrollo pleno de los medios de comunicación de masas se produjo en el siglo XX. Aunque ya en el siglo XIX aparecieron otros cauces de comunicación como el periódico, su verdadero desarrollo tuvo lugar en el siguiente siglo. A principios del XX se inventa la radio y el cine y, en la década de los años 20, surgen las primeras transmisiones inalámbricas, se populariza la radio y la publicidad se convierte en un factor económico fundamental.

Todas estas nuevas invenciones constituyen los medios de comunicación de masas. Su función es transmitir todo tipo de información a una amplia y heterogénea audiencia. Es decir, actúan como emisores que elaboran y retransmiten mensajes que llegan a unos receptores.

Para establecer la relación entre los medios de comunicación y el concepto de cultura, hemos desarrollado el trabajo basándonos en el texto Apocalípticos e Integrados de Umberto Eco y en el vídeo a cerca de la entrevista a Gilles Deleuze sobre la cultura.

Partiendo como punto de reflexión en el texto Apocalípticos e Integrados de Umberto Eco, podemos encontrar dos posturas distintas. En palabras de Eco, los apocalípticos en primer lugar y, seguidamente, los integrados,  son:

“Si la cultura es un hecho aristocrático, cultivo celoso, asiduo y solitario de una interioridad refinada que se opone a la vulgaridad de la muchedumbre, la mera idea de una cultura compartida por todos, producida de modo que se adapte a todosapocalipticos-e-integrados-umberto-eco-4970-mla4008899551_032013-f, y elaborada a medida de todos, es un contrasentido monstruoso. La cultura de masas es la anticultura”.

“En contraste, tenemos la reacción optimista del integrado. Dado que la televisión, los periódicos, la radio, el cine, […] ponen hoy en día los bienes culturales a disposición de todos, haciendo amable y liviana la absorción de nociones y la recepción de información, estamos viviendo una época de ampliación del campo cultural, en que se realiza finalmente a un nivel extenso, con el concurso de los mejores, la circulación de un arte y una cultura «popular»”[2].

Estas dos actitudes, que también son aplicables hoy en día, tienen como base la “cultura de masas”. Se refieren a una cultura que, gracias a los medios de comunicación, llegan al alcance de un gran1991-peresto-134 número de personas, la “masa”.  Aquí es donde entran en juego los medios de comunicación. Comparando estas dos posturas, se refleja cual es la opinión de cada grupo hacia los medios, los cuales son el canal que influencian la sociedad, cambian la percepción del mundo y transforman la sociedad y la idea de cultura.

Según el punto de vista de los apocalípticos, los medios de comunicación pueden transformar la cultura en anticultura de la siguiente forma: haciendo decaer la originalidad hacia un gusto mediocre, manipulando de forma inconsciente, quedando dominada por las leyes del mercado, promoviendo pensamientos superficiales y degradando la Cultura y el Arte. Piensan que los medios de comunicación son los responsables de haber desligado el contenido intelectual, formal y sutil que pertenecía a la cultura de una minoría selecta.

Los apocalípticos, por tanto, tienen una visión pesimista acerca de las consecuencias producidas por los medios de comunicación de masas. Otro ejemplo de apocalíptico es Nicholas Carr “estamos demasiado ocupados, distraídos o abrumados por la programación como para advertir lo que sucede dentro de nuestras cabezas. […] La tecnología es solo una herramienta, inerte hasta que la tomamos e inerte de nuevo cuando la soltamos.”2

En el otro extremo nos encontramos con la posición que toman los integrados. Para ellos esto supone una ampliación en el campo cultural, facilitando la circulación del Arte y la Cultura y su llegada a un mayor conjunto; es un significado “positivo”[3]. Defienden que los medios de comunicación ponen a disposición de todos los bienes culturales, transformando la cultura con un carácter más comprensible para todos. En vez de realizar teorías sobre la decadencia de la cultura, los integrados se decantan por actuar y producir sus mensajes a todos los niveles posibles.

En la actualidad, los medios de masas han ido evolucionando y son los que nos hacen llegar el conocimiento. El contrapunto de ellos, y aquí es dónde vuelve la diferencia entre apocalípticos e integrados, es verlos como algo positivo hacia la sociedad.

Los apocalípticos se refugian en cualquier ámbito que se aleje de los medios de comunicación de masas; quedan o prefieren mirar la información de una forma más conservadora, quedándose “atrasados en lo moderno”; es decir, no podemos encontrar un “apocalíptico puro”, sino una persona que comparta que la llegada de conocimiento es buena, pero sin la necesidad de todos los medios. Y los integrados se adoptan a las innovaciones que van surgiendo. Por tanto, mientras hay integrados plenos, los apocalípticos se van actualizando según el contexto en el que vivan.

gilles-deleuze-post-scriptum-sobre-las-sociedades-de-controlUtilizando de apoyo el video del filósofo contemporáneo Gilles Deleuze en una de sus entrevistas sobre el concepto de cultura, en su obra titulada El Abecedario, se puede apreciar como el filósofo defiende la idea durante toda su obra de que el término “genio” hoy en día, es un término muy mal usado, ya que para el filósofo, un genio es aquel que hace aparecer algo nuevo nunca antes visto. Esta concepción de la cultura tiene como consecuencia el pensamiento obligado de que lo que no se conoce, no se le puede echar en falta, siendo esta una de las ideas fundamentales que Deleuze defiende durante toda su entrevista.

Deleuze hace, además, una pequeña referencia sobre la crisis de aquel momento y a que tres circunstancias estaba ligada. La primera parte hace una referencia a los periodistas, los cuales escribían libros densos, como si estos fueran unos meros artículos periodísticos. En cuanto a la segunda parte, muestra su descontento por la generalización de la idea de que toda persona, con poco conocimiento sobre escritura, pueda redactar un libro. Por último, la tercera referencia está ligada a que los verdaderos clientes han cambiado, ya que los oyentes reciben lo que quieren los anunciantes produciendo una clara manipulación de nuestro pensamiento.

En el segundo de los casos hemos encontrado una característica que ha llamado la atención, y ésta es el “todo el mundo puede”: todo el mundo puede escribir, todo el mundo puede viajar, todo el mundo puede conseguir lo que se proponga. Y no estamos en contra de esta idea, sino que no se puede hacer de cualquier manera.

En el sentido que Deleuze lo expresa, detectamos una intranquilidad ante este fenómeno, ya que él no está de acuerdo con que todos puedan escribir. Según él se necesitan genios, personas que pongan a pie de calle innovaciones que supongan un punto de mejora, avance o simplemente sean un complemento más del bienestar de la cultura. No vale con relatar un pasaje de tu historia, como él bien dice todo el mundo ha pasado por momentos duros en su vida, y cualquiera podría redactarlo y convertirlo en un best-seller; pero es el modo, la calidad, la coherencia, la cohesión, la originalidad y creatividad la que distingue una simple historia de historias conmovedoras.

Como podemos deducir de esta entrevista, es que Deleuze defiende la fachada apocalíptica de la que hablábamos en la primera parte de la entrada; el arte de escribir, de hacer cultura, debería estar restringido a unos pocos.

En cambio, las siguientes citas que ofrecemos hacen referencia a la influencia de los integrados, de cómo la influencia de la escritura y la literatura influencia al término de cultura.

“Innovación es creatividad aplicada con éxito de forma que aporta valor”[4]. Eso es lo que necesita el ser humano, dar un valor de utilidad a las nuevas cosas que surjan, y desechar las que no sean útiles. Por eso, si algo no aporta nada Deleuze lo rechaza, lo tacha de innecesario, al igual que podría decirse que aquellos que no aportan nada son incapaces.

En el blog de “The Media Scoop”[5] podemos leer “Escribir es como cualquier otra destreza, mientras más la practicas, más la mejoras. Asegúrate de escribir todos los días.” Y es verdad. Como Deleuze afirma, son muchos los periodistas que escriben libros, y otros tantos los que lo hacen sin pensar en la complejidad que esto tiene, así como la responsabilidad de transmitir, que no todos son capaces de ver.

“Los escritores y editores empezarán a preocuparse por cómo determinadas páginas o capítulos vayan a aparecer en los resultados de Google.”[6]. Esto refleja la influencia de la crítica y la rápida llegada de comunicación a través de Internet, y cómo podemos ser influenciados por el pensamiento de la sociedad.

La última aportación es la infiltración del mercado en la cultura y los medios. Casi sin ser conscientes, el influjo de información que nos llega tiene un mensaje en sus espaldas, incitándonos a seguir una tendencia. Todo es movido por la industria, haciendo de la cultura un negocio. Lo que se conoce como una “cultura industrializada”. El arte, la música, el cine, la fotografía, la escritura… ha pasado bajo el arco del comercio, haciendo más importante la difusión de esta información que su propio contenido.imagen4

 

 APARTADO BIBLIOGRÁFICO

UNIVERSIDAD DE ALCALÁ. Teorías de la comunicación en Aula Virtual. El abecedario de Gilles Deleuze. https://www.youtube.com/watch?v=DRU278pPDLQ (consulta 18 de septiembre, 2016)

HIPERMEDULA. El abecedario completo de Deleuze. http://hipermedula.org/navegaciones/gilles-deleuze-el-abecedario-completo-subtitulado/

[1] WIKIPEDIA. https://es.wikipedia.org/wiki/Cultura#Industria_cultural

[2] ECO, UMBERTO. Apocalípticos e Integrados.

[3] SCOLARI, CARLOS A. Apocalípticos e Integrados. El retorno. https://hipermediaciones.com/2013/01/25/apocalipticos-e-integrados-el-retorno/ (consulta 25 enero, 2013)

[4] Baturone, B. y Pereda, L. Extracto de la obra ¡Ahora, innova! (Coraje y método para la innovación). Dobleerre Editorial, 2012. Recuperado de http://www.inqualitas.net/articulos/18428-que-es-innovar-y-por-que-es-importante

[5] The Media Scoop. En Todo el mundo puede escribir. 8 nov. 2015. Disponible en http://www.themediascoop.com/blog/todo-el-mundo-puede-escribir

[6] Steven Johnson, 2013

EVA SOLANO PÉREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s