REFLEXIÓN SOBRE LOS EFECTOS OMNIPOTENTES DE LOS MEDIOS

Antes de comenzar, debemos conocer los términos “medios de comunicación” y “omnipotencia”. Por medio de comunicación de masas entendemos que “son los medios de comunicación recibidos simultáneamente por una gran audiencia, cuya finalidad podría ser formar, informar y entretener al público que tiene acceso a ellos. Atendiendo a los intereses que defienden, buscan el beneficio económico del empresario o grupo empresarial que los dirige”[1]

El término omnipotencia está construido por el vocablo latino “omni-“, que significa todo, y “potencia”, que significa poder; por tanto, esta palabra se define como “que todo lo puede, atributo sólo de Dios”[2].

¿Qué sucede si juntamos ambos términos? Bien, concluimos el gran poder que los medios de comunicación poseen; pero ¿sobre quién? La respuesta es sobre nosotros, la sociedad de masas. Aquí es donde se establece un proceso comunicativo entre los mass media, emisores del mensaje, y la sociedad, el receptor. Para poder explicar el efecto omnipotente que tienen los medios sobre nosotros, comenzaremos citando una de las teorías de la comunicación más importantes del siglo XX.

aguja-hipodermica-1

A lo largo de la historia se han ido desarrollando algunas de las teorías de la comunicación. La función de éstas se basa en “describir y analizar la realidad compleja de la comunicación, cuyo eje vertebrador de la investigación es la comunicación de masas”[3]. Entre las teorías elaboradas sobresale la de la Escuela de Frankfurt, la cual fue una institución educativa alemana que surge en 1920 y desarrolla, como tema, una crítica sobre la sociedad. Esta escuela comenzó a reflexionar sobre las consecuencias de los medios de comunicación, con un especial énfasis en lo que ellos llamaron “industria cultural. La Escuela de Frankfurt explica que “la noción de esta industria cultural se puede comparar con cualquier otro tipo de industria, donde hay compradores, fabricantes, vendedores y mercancías de mercado”[4].  Según los integrantes de esta escuela, la industria cultural de los medios de comunicación era alienante, ya que provoca que el sujeto se perdiera en la masa y dejara de lado su capacidad de reflexión.

Analizando la ideología de esta corriente, podemos identificar los efectos que provocan los mass media a la población. La teoría que se encarga de estudiar en profundidad estos efectos se denomina “Teoría Hipodérmica”; ésta es una teoría que nace en el periodo de entreguerras y se considera como acientífica, pero ha conseguido convertirse en el paradigma de la propaganda. Se basa en que la manipulación es posible, es decir, el mensaje, como estímulo, provoca una reacción homogénea en el público; podemos, pues, establecer una metáfora “los medios actúan como una aguja, inoculando los mensajes en la sociedad, al servicio de una propaganda”[5].

Los medios de comunicación de masas tienen una gran capacidad de persuasión. Toda la información que estos nos aportan la solemos considerar como verdadera y fiable. Sin embargo, en ocasiones, lo medios nos transmites bulos que suelen nacer de intereses estatales o empresariales. Así pues, la realidad que nos brindan no siempre es cierta, pues pueden manipularla según quien esté detrás de ellos. Desde su desarrollo, la sociedad ha depositado toda su confianza en ellos ya que, anteriormente, no poseíamos otras fuentes de información que no fueran las ofrecidas por los medios, por lo que tendíamos a fiarnos de ellos.

Un ejemplo de estos bulos ha sido la emisión de documentales ficticios, tales que eran tomados por ciertos. “El falso documental es un género que imita los códigos y convenciones desarrollados por el cine documental en una obra de ficción. Este género se presenta a veces como documental histórico con comentaristas que hablan de sucesos pasados o, utilizando un recurso del cine de realidad, con personajes a los que se sigue a través de varias situaciones. Es frecuente que los falsos documentales sean parciales o totalmente improvisados, bajo la premisa de que estilo de actuación ayuda a sostener la sensación de realismo”[6].

Orson Welles, “La guerra de los mundos”

orsonwelles

Si echamos un ojo al pasado, se nos viene a la mente el famoso caso del intelectual del siglo XX, Orson Welles. El periodo en el que nos encontramos fue aquel de principios del XX, donde se presenta una sociedad americana en la que acababa de estallar el llamado “crack del 29”, se estaban iniciando los trámites de la que sería la Segunda Guerra Mundial y, además, fue el momento en el que la radio tiene un impacto enorme como medio de información. A esto debemos añadir que la sociedad estaba viviendo en un continuo estado de alerta y pánico; por ello, el poder de manipulación era mucho más poderoso y el auge de la radio hacia que ésta fuera mucho más extensible.

Como podemos apreciar en el fragmento de esta emisión[7], Orson Welles retransmite a la población estadounidense la presencia de una invasión extraterrestre sobre el planeta. Tal fue su audiencia, que el pánico comenzó a extenderse, sin ni siquiera haberse planteado que la situación, completamente inverosímil, pudiera ser falsa. Se aprecia como Welles criticó este comportamiento de la sociedad, puesto que ésta entregó toda su confianza a los medios, lo que les hacía frágiles a la hora de defenderse y fácilmente manipulables. Observamos, pues, los efectos de esta Teoría Hipodérmica, ya que postula efectos poderosos, directos y generalizados.

Terminando de concluir este ejemplo, pensamos que hoy en día es más difícil que esta situación se dé, puesto que en aquella época, como ya se ha nombrado anteriormente, Vivian en un continuo estado de alerta. Pero, sin duda, una de las circunstancias principales seria que podríamos rápidamente solicitar otros tipos de fuentes de información para averiguar si la noticia es o no verdadera mientras que, en aquellos tiempos, quedaban más expuestos a la información de la radio. Lo que es innegable es que hoy en día, al igual que en el siglo pasado, quedamos expuestos a los medios de comunicación y su tarea de manipulación. Esto ocurre a que depositamos en ellos casi toda nuestra confianza.

manipulacion_medios

Centrémonos, ahora, en la siguiente imagen. ¿Cuál es su idea principal? Bien, de nuevo la Teoría Hipodérmica y el efecto de manipulación. Analizando la imagen podremos darnos cuenta de que se trata de una metáfora en la que una sola organización “superior” es capaz de dirigir y decidir cómo orquestar a la masa; esto, como consecuencia, hará que los receptores del mensaje manipulado estén expuestos a una vulnerabilidad incontrolable de la que no son partícipes y contra la cual no pueden actuar.

La idea principal tras realizar los primeros usos de la Teoría Hipodérmica era comprobar si la propaganda era capaz de dotar a los ciudadanos de unos planes determinados y que estos fueran aceptados. Los resultados fueron esperanzadores para Laswell, reflexión reflejada en Técnicas de propaganda en la guerra mundial escrito en 1927[8], en la que se puede leer “Introduce la importancia de los símbolos y la influencia que tienen con la manipulación de masas”.

Otro de los autores destacados fue Lippmann, quien en su columna Hoy y mañana escribió sobre cómo los medios de comunicación se aprovechan de la fácil percepción del humano en los símbolos, concretamente en los estereotipos, y como estos sirven a los mass media para “educar” a la sociedad[9].

No creemos que se pueda defender en su totalidad esta teoría en la sociedad. Exponiendo una serie de motivos como apoyo, el primero es respecto a la evolución de los medios de comunicación. El desarrollo de las nuevas tecnologías ha permitido la apertura de un gran abanico de posibilidades donde consultar sobre nuevas noticias aportadas por los medios. Esto, obviamente, no tiene nada que ver con el siglo XX, cuando los únicos medios de comunicación que existían eran radio, televisión y periódico, y donde no había apenas posibilidad de contrastar la información con otras fuentes. Por otro lado, actualmente, se han regulado mucho las leyes sobre los medios de comunicación en muchos países y, por lo tanto, además de que ya no solo cuenta la voz de las clases superiores, se tienen en cuenta todos los sectores de la sociedad.

No obstante, hoy en día poseemos diversas fuentes de documentación. Pues nos hemos convertido en una sociedad de la información que ha derivado en sociedad del conocimiento y que tiene la capacidad de recurrir a diversas fuentes de información para comprobar si lo que nos están difundiendo los medios de comunicación es cierto o no. Aunque todavía se siguen dando casos en los que ciertos documentales ficticios se han tomado por ciertos. Uno de los más recientes es Operación Palace, producida por el presentador del programa Salvados de la Sexta, Jordi Évole. En este documental se narraba la “verdadera” historia del golpe de estado que tuvo lugar el 23 de febrero de 1981 en el Congreso de los Diputados. Los entrevistados afirmaban que el golpe de estado fue falso, una estrategia realizada por Adolfo Suarez para consolidar entre los españoles el sentimiento de apoyo a la democracia.  El objetivo de este reportaje fue denunciar la falta de transparencia del estado español y concienciarnos a los telespectadores de que contrastemos toda la información que recibimos de los medios de comunicación.

Jordi Évole sobre el 23-F

Como conclusión, podemos decir que actualmente tenemos la posibilidad de ser una audiencia activa. Es decir, podemos participar y verificar lo que nos medios de comunicación nos difunden, revisando otras fuentes de documentación como contraste de lo ofrecido por ellos. Esto radica en el interés de las personas, las cuales pasan a ser parte del fenómeno comunicativo. Aun así, no podemos olvidar que seguimos siendo vulnerables al efecto omnipotente de los medios.

APARTADO BIBLIOGRÁFICO

CESIA KAREN, E.  “El mundo de la comunicación”. Telocomunico. Disponible en: http://telocomunico.blogspot.com.es/2008/08/teora-hipodrmica.html

LASWELL, H. Estructura y función de la comunicación en la sociedad. Moragas Spá, Miquel, en adaptado por Gustavo Gilli en Sociología de la comunicación de masas, tomo II. Barcelona, 1985. Disponible en  http://www.periodismo.uchile.cl/talleres/teoriacomunicacion/archivos/lasswell.pdf

 

[1] WIKIPEDIA. https://es.wikipedia.org/wiki/Medio_de_comunicaci%C3%B3n_de_masas

[2] Diccionario de la Lengua Española. Disponible en http://dle.rae.es/?id=R2vBFWU

[3] Moscoso, Purificación. Teorías de la Comunicación, tema 3, UAH, curso 2016-2017.

[4] Anónimo. Todo es comunicación. Disponible en http://valeriadupey.com.ar/educacion/escuela-de-frankurt/ (Consultado 24 de septiembre de 2016)

[5] Reflexión concluida de: Moscoso, Purificación. Teorías de la Comunicación, tema 4, UAH, curso 2016-2017.

[6] Wikipedia. Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/Falso_documental

[7] WELLES, ORSON. La guerra de los mundos”. Fragmento disponible en https://www.youtube.com/watch?v=uAy98m16lT0

[8] LASWELL, H. Técnicas de propaganda en la guerra mundial. 1927. Impreso de nuevo en 1971 con una nueva introducción.

[9] MORENO, A., Teoría de la propaganda política (Lippmann y Laswell). Disponible en https://prezi.com/5ully28znvmm/teoria-de-la-propaganda-y-opinion-publicalippman-   lasswell/ (consulta: 14 de febrero, 2014)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s