LA ACCIÓN COMUNICATIVA EN LA PERSPECTIVA HABERMAS-PASCUALI-PAOLI

En este trabajo se van a exponer las diferentes perspectivas de tres teóricos respecto a las teorías de la comunicación.  Estos autores, Jürgen Habermas, Antonio Pasquali y Antonio Paoli se ocuparon de la construcción de otra opción, con opción nos referimos a otra acción comunicativa. Para poder explicar claramente el concepto de acción comunicativa, me centraré en cada autor y su concepción.

Habermas es un filósofo y sociólogo alemán, conocido sobre todo por sus trabajos en filosofía práctica[1], en su trabajo sobre Teoría habermas2de la acción comunicativa  (1993) distingue tres tipos de acción racional con arreglo a fines:

Acción Instrumental: Se refiere a la
manipulación de cuerpos en movimiento y siempre va dirigida a la consecución de un fin.

Acción Estratégica: se mide por la influencia que se logra sobre las decisiones de un oponente racional. Esta acción se subdivide en Acción abiertamente estratégica y Acción estratégica encubierta.

En la acción abiertamente estratégica uno de los participantes (emisor) revela el fin que pretende lograr en su oponente racional (receptor) para influirle. Pues lo que importa es influir en su decisión y persuadirlo.  Ejemplos: anuncios comerciales y propaganda electoral.

En la acción estratégica encubierta, el fin sigue siendo influir en el oponente racional, pero no se declara explícitamente sino que se intenta disfrazar como si se tratase de una acción comunicativa. La estrategia del emisor está predefinida y clara para él, pero no para el receptor, quien admite una relación falsamente comunicativa como verdadera. De esta acción pueden distinguirse dos variantes: el engaño inconsciente, entendido como una comunicación distorsionada, en la que el emisor cree estar desarrollando una acción comunicativa con el segundo o los segundos participantes. Y el engaño consciente, entendido como la manipulación de una persona por otra, donde la persona manipuladora induce a la persona manipulada a tomar decisiones que benefician a la primera, pero haciendo creer a la segunda que se trata del beneficio de ésta.

Habermas introduce otra forma para caracterizar la acción estratégica, y esta es: la acción dramatúrgica: consiste en la presentación que hace un actor de sí mismo, de sus propios pensamientos y sentimientos al público. La acción dramatúrgica está dirigida a un público que, sin darse cuenta de las intenciones estratégicas, se imagina estar asistiendo a una representación orientada al entendimiento.

Acción Comunicativa: no se coordina por cálculos egocéntricos de intereses, sino a través del entendimiento. En esta acción se consigue un saber común, que establece un acuerdo. No vale con intercambiar mensajes para desempeñar una acción comunicativa. La acción comunicativa no implica un pensamiento homogéneo. Según Habermas:

 “El concepto de acción comunicativa, fuerza u obliga a considerar a los actores como hablantes y oyentes que se refieren a algo en el mundo objetivo, en el mundo social y en el mundo subjetivo, y se entablan, recíprocamente a este respecto, pretensiones de validez que pueden ser aceptadas o ponerse en tela de juicio” (Habermas: 1993,493).[2]

Habermas plantea que cada actor que se ubica al entendimiento entabla tres intenciones de validez: que el enunciado que hace es verdadero, que la acción pretendida es correcta y que la intención manifiesta del hablante es, en efecto, la que el hablante expresa.[3]

El acuerdo de los actores se apoya en la reciprocidad de la acción y su orientación al entendimiento. Por tanto, en la acción comunicativa, se llega a un saber común, fundado en ese acuerdo, aunque las conclusiones y decisiones de los actores sean diferentes.

Como hemos visto en la crítica de la existencia o no de una ciencia de la comunicación, el propósito de construir el concepto de comunicación sólo a partir de los medios masivos como objeto antoniode estudio, resulta ambiguo. Por eso es importante recurrir a otros estudios conceptuales como el de Antonio Pasquali, comunicador social venezolano que está considerado como uno de los introductores en América Latina del pensamiento de la comunicación que subyace en las fuentes teóricas de la Escuela de Fráncfort.[4] Pasquali entiende el concepto de comunicación de la siguiente forma:

“Por comunicación o relación comunicacional entendemos aquella que produce (y supone a la vez) una interacción biunívoca del tipo del con-saber, 70 El concepto de la comunicación: El cristal con que se mira lo cual sólo es posible cuando entre los dos polos de la estructura todo transmisor (T) puede ser receptor (R), todo receptor (R) puede ser transmisor (T), independientemente de si en esta relación existen o no medios físicos o electrónicos (M): T-R (M) R-T “No hay comunicación ni relaciones dialécticas de otro tipo con la naturaleza y la materia bruta, sino cualquier otra forma de relación monovalente: utilitarística, energética, etc.” (Pasquali: 1990,47-63).[5]

Existen coincidencias entre el concepto de Pasquali y Habermas. Ambos consideran indispensable la interacción biunívoca (Pasquali)  o reciprocidad (Habermas) entre los actores o transmisores-receptores de la acción comunicativa. También descartan que exista tal proceso de comunicación con la naturaleza o la materia bruta, sino que con ellas consideran únicamente una relación monovalente (Pasquali) o instrumental (Habermas). Reconocen que en la acción comunicativa existe un con-saber (Pasquali) o saber común (Habermas), y que la finalidad de esta es el entendimiento basado en un acuerdo de principio. Acuerdo que se da entre personas éticamente autónomas (Pasquali), es decir, con sus propios y respectivos valores, con sus respectivas pretensiones de validez (Habermas), dispuestas a establecer un vínculo entre ellas.

La única diferencia con Habermas radica en que Pasquali considera la posibilidad, de que en el proceso existan medios físicos o electrónicos.

Los dos autores defienden la validez de las diferencias entre los actores de la comunicación, ya que sin ellas no habría mutuo acuerdo ni intercambio recíproco. Y es precisamente, en esta dimensión ética del concepto de comunicación, donde resulta oportuno retomar las observaciones de Antonio Paoli. Dice Paoli:

paoli“La comunicación es establecer la conciencia profunda del mutuo respeto, y dar respeto es dar valor. Dar valor es reconocer lo que de verdaderamente valioso tiene el ser humano.”[6]

Desde el punto de vista de Paoli el respeto y el reconocimiento del valor del otro, y del nuestro, son los factores responsables de generar verdad y comunicación. La comunicación implica considerarse recíprocamente valiosos como humanos. Por supuesto, la comunicación masiva no resiste la prueba ni del respeto ni del reconocimiento del otro como ser humano valioso, puesto que en su funcionamiento lo importante es que el otro sea consumidor. Por eso la comunicación masiva tendría que llamarse difusión masiva o proceso de persuasión. La aportación de Paoli a las propuestas de Habermas y Pasquali, nos permite pensar la comunicación desde el ser humano, no desde los medios.

Las ideas centrales de Habermas, Pasquali y Paoli enuncian que el concepto de comunicación viene a ser algo más que un simple intercambio de mensajes entre seres vivos o maquinas. La comunicación es una acción o proceso mucho más profundo, exclusivo de los seres humanos, que implica la voluntad de entenderse, el mutuo acuerdo, la creación de conocimiento y de verdad, como productos; la validez de las diferencias, el intercambio recíproco, el mutuo respeto, el mutuo valer y la conciencia de ello, como condición ética.

 

 

BIBLIOGRAFIA

-CISNEROS, J. “El concepto de comunicación: El cristal con que se mira”. 2002, p.p. 72. Disponible en http://www.aloj.us.es/grehcco/ambitos07-08/cisneros.pdf

-CISNEROS, J. “El concepto de comunicación: El cristal con que se mira”. 2002, p.p. 68. Disponible en http://www.aloj.us.es/grehcco/ambitos07-08/cisneros.pdf

-CISNEROS, J. “El concepto de comunicación: El cristal con que se mira”. 2002, p.p. 69. Disponible en http://www.aloj.us.es/grehcco/ambitos07-08/cisneros.pdf

-CISNEROS, J. “El concepto de comunicación: El cristal con que se mira”. 2002, p.p. 69-70. Disponible en http://www.aloj.us.es/grehcco/ambitos07-08/cisneros.pdf

-Wikipedia, La enciclopedia libre. Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Pasquali  (Consultado el 6 de octubre de 2016)

-Wikipedia, La enciclopedia libre. Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/J%C3%BCrgen_Habermas  (Consultado el 6 de octubre de 2016)

Realizado por Jimena Mónica Llorente Sáenz de Miera, 1º CAV

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s