LA ACCIÓN COMUNICATIVA EN LA PERSPECTIVA HABERMAS-PASQUALI-PAOLI

JÜRGEN HABERMAS

El filósofo alemán Jürgen Habermas estableció tres modelos de acción racional de la teoría de la acción comunicativa. Éstos eran la Acción Dramatúrgica, la cual hace referencia a la manipulación de objetos móviles en persecución de una finalidad; la Acción Estratégica, que mide la influencia lograda en las decisiones de un oponente racional; y la Acción Comunicativa, cuyo objetivo es lograr un saber común. Estas acciones se denominan “acciones racionales con arreglo a fines”.

129695-habermas-1bwf4lty1nxgwNecesitaremos detallar estas acciones con arreglo a fines pues que, así, profundizamos más en el concepto de acción comunicativa. De acuerdo con Habermas, la Acción Estratégica se subdivide en acción abiertamente estratégica y acción estrictamente encubierta. En la primera de ellas, el emisor declara explícitamente cual es el fin u objetivo que pretende lograr en el oponente racional o receptor (por ejemplo, en los anuncios comerciales). En la acción estrictamente encubierta, el fin perseguido es el mismo, influir en el oponente racional para obtener un beneficio, pero ésta será disimulada, como si fuese una acción no estratégica, sino comunicativa. Dentro de esta última, Habermas señala el engaño inconsciente, en la que el primer participante cree estar beneficiando al receptor por medio de una estrategia ya definida, creando una comunicación confusa. Y el engaño consciente, en la que una persona manipula para obtener su propio beneficio haciendo creer al receptor que su fin es favorecerla.

Habermas también hace referencia a la Acción Dramatúrgica, en “el concepto de acción dramatúrgica, no hace referencia ni a un actor solitario ni al miembro de un grupo social. El actor transmite en su público determinada imagen o impresión de sí mismo al poner de manifiesto lo que desea, es decir, su propia subjetividad”[1]. En esta acción interactúan un agente o actor y un grupo social, donde el agente da una determinada impresión de sí mismo en función del comportamiento del grupo para, así, poder controlar su entorno para beneficio propio.

Por último, ampliaremos la Acción Comunicativa, definida como “el concepto de acción comunicativa, fuerza u obliga a considerar a los actores como hablantes y oyentes que se refieren a algo en el mundo objetivo, en el mundo social y en el mundo subjetivo, y se entablan, recíprocamente a este respecto, pretensiones de validez que pueden ser aceptadas o ponerse en tela de juicio”[1]. La acción comunicativa se coordina a través del entendimiento y no por cálculos egocéntricos, señalando que no se puede establecer un vínculo de comunicación cuando se induce la convicción. “En la acción comunicativa se logra un saber común, y se reconocen pretensiones de validez susceptibles de crítica. La acción comunicativa no implica un pensamiento homogéneo por supuesto, sino que las convicciones compartidas vinculan a los participantes en términos de reciprocidad”[2].

Para finalizar con la Acción Comunicativa y el apartado de Habermas, el filósofo alemán opina que no habría actividad intelectual sin un previo lenguaje. Desde esta anterioridad e independencia del lenguaje, elabora su teoría filosófica a partir de lo que denomina universales del habla. Éstos son la inteligibilidad para lo que se dice, la verdad para aquello que se dice, la rectitud para el acto de hablar dentro de un contexto, y la veracidad de la formulación como expresión del pensamiento[3].

ANTONIO PASQUALI

antonio-pasquali-4079Para Antonio Pasquali, comunicador social venezolano, la comunicación es “por comunicación o relación comunicacional entendemos aquella que produce (y supone a la vez) una interacción biunívoca del tipo del con-saber, lo cual sólo es posible cuando entre los dos polos de la estructura todo transmisor (T) puede ser receptor (R), todo receptor (R) puede ser transmisor (T), independientemente de si en esta relación existen o no medios físicos o electrónicos (M): T-R (M) R-T”[4].

Como podemos observar, Pasquali coincide con Habermas en que debe haber interacción entre transmisor y receptor dentro del acto comunicativo, y que este acto no es de origen natural, sino que es un proceso instrumental que se utiliza para comunicar y entender un saber común. Comparadas las definiciones de ambos autores, también se llega a concluir que la finalidad de la comunicación es el entendimiento libre, basado en un principio que permita llegar al saber común, y que dicho principio se da entre personas con valores propios que están dispuestas a establecer un vínculo.

Tanto Habermas como Pasquali establecen la validez de las diferencias entre los actores de la comunicación, así como la necesidad de contrastar sus propios valores de validez en un mutuo acuerdo e intercambio recíproco. Sin esta validez de las diferencias, en cualquier transmisión y recepción de mensajes podrá existir una acción instrumental o estratégica, pero nunca un auténtico proceso de comunicación[5].

ANTONIO PAOLI

paoli_10Para nuestro último autor, Antonio Paoli, la comunicación es “establecer la conciencia profunda del mutuo respeto, y dar respeto es dar valor. Dar valor es reconocer lo que de verdaderamente valioso tiene el ser humano. La verdadera comunicación es reconocer el valor en nosotros. Y dar valor es generar verdad. Verdad no es un dato, verdad es el reconocimiento del valor del otro y cuando otro se siente reconocido en su ser valioso. Al evocar en común el valor, se abre la comunicación. Cuando la conciencia es profunda en este mutuo valer, entonces estamos en un momento de comunicación”[6].

Desde la perspectiva de Paoli, respetar y reconocer son dos acciones que nos derivan a la verdad y a la comunicación. La comunicación es intercambiar un mensaje guardando respeto, implicando la reciprocidad de valor entre los seres. Como encontramos en la reflexión que José Cisneros hace sobre la teoría de Paoli, en la comunicación masiva no existe prueba de este respeto y reconocimiento, puesto que el receptor es el consumidor de la información. Paoli propone que, al no hacer referencia al concepto de comunicación en su totalidad, debería denominarse difusión masiva o, directamente, proceso de persuasión[7].

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como conclusión de la Acción Comunicativa desde la perspectiva de Habermas-Pasquali-Paoli, la aportación de Paoli a las teorías de Habermas y Pasquali, nos permite pensar en la comunicación vista desde el ser humano, no desde los medios. Si agrupamos las tres definiciones de los autores, la comunicación no queda como un simple intercambio de información o mensajes, sino que existen otra serie de elementos como el mutuo acuerdo, la validez de diferencias, reciprocidad entre emisor y receptor, una finalidad, etc.

Si en esta conclusión enfocamos a los medios de comunicación, nos damos cuenta que, como decía Paoli, en ellos no se prueba el respeto ni el reconocimiento. La masa o audiencia consume la información que los mass media comunican, haciendo de nosotros su mero beneficio al hacernos llegar su producto.

Como aporte a estos tres autores, adjunto videos con alguna entrevista acerca de sus teorías.

HABERMAS. https://www.youtube.com/watch?v=jBl6ALNh18Q&list=PLE4704DC821C3593C

PASQUALI. https://www.youtube.com/watch?v=kgiSBlZPmGM

 APARTADO BIBLIOGRÁFICO

Estructura y redacción tomadas de: CISNEROS, JOSÉ. El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira. Editorial ÁMBITOS. Nº 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002 (p. 49-82)

[1] HABERMAS, JÜRGEN (1987). La Acción Comunicativa. Tomo I. Editorial Taurus. Madrid. España.

[2] CISNEROS, JOSÉ. El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira. Editorial ÁMBITOS. Nº 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002 (p. 68)

[3] WIKIPEDIA. Acción comunicativa. https://es.wikipedia.org/wiki/Acci%C3%B3n_comunicativa

[4] PASQUALI, ANTONIO. Comunicación y Cultura de Masas. 1990. Pp. 47-63.

[5] CISNEROS, JOSÉ. El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira. Editorial ÁMBITOS. Nº 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002 (p. 72)

[6] PAOLI, ANTONIO. Comunicación e información: perspectivas teóricas. Editorial Trillas, México DF., México, 1975.

[7] CISNEROS, JOSÉ. El concepto de la comunicación: el cristal con que se mira. Editorial ÁMBITOS. Nº 7-8. 2º Semestre 2001 – 1er Semestre 2002 (p. 72-73)

EVA SOLANO PÉREZ, 1º CAV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s